A MEDIA LUZ

CREAR PROBLEMAS

 

http://javierastasio.blogspot.es/img/asunlasaosa.jpg 

 

Qué inteligentes y qué prudentes me parecieron aquellas palabras de Rubalcaba, tras aquella absurda y trasnochada decisión de la Junta Electoral Central que prohibió las concentraciones de los seguidores del 15-M por su posible influencia en la jornada de reflexión previa a las elecciones del 22 de mayo. Dijo entonces que la Policía está para solucionar problemas y no para crearlos. Algo, en lo que le doy la razón y mi apoyo.

En general -y pese al runrún de algunos comerciantes del entorno de Sol y del ardor guerrero de algunos "esperanzados jubilatas" que, en vez de vigilar las obras, como, según la leyenda, es su obligación acudían a la Puerta del Sol para defender la finca de su "presi"- las fuerzas policiales han quedado en un segundo plano, más para prevenir incidentes que para provocarlos con una penosa actuación como la de la Plaza de Cataluña.

Creo que, en general, las cosas se han hecho bien, del mimo modo que creo que allí donde se han producido incidentes ha sido como consecuencia de un comportamiento inadecuado de las fuerzas antidisturbios, que es lo que ocurrió a las puertas de las Cortes Valencianas y, el pasado sábado, en la salida del parking del Ayuntamiento de Madrid en la calle Sacramento.

No os podéis imaginar cómo me sorprendió ver ayer, en las páginas de EL PAÍS, esta foto de mi amiga Asun, zarandeada y por los aires, entre cascos y brazos de policías antidisturbios que emplearon contra ella una violencia que -estoy seguro, porque la conozco- en ningún modo pudo justificarse como reacción a cualquier violencia por parte de ella.

Asun me contó más tarde que fue tal la violencia con que la tiraron al suelo que sufrió una lesión en un pie que le impedía ponerse en pie y que fue entonces cuando uno de los policías -siempre hay un energúmeno con uniforme- la cosió a patadas en el suelo, especialmente en los riñones. Asun tuvo la suerte -si se le puede llamar suerte- de sufrir tan injustificada agresión ante los objetivos de varios reporteros que recogieron con sus cámaras la secuencia completa de los hechos y tuvo también el valor cívico de presentar la correspondiente denuncia, apoyada en testimonios suficientes y en los correspondientes partes de lesiones. De modo que juicio habremos, aunque cabe esperar de los policías que cualquier dedo roto o dislocado -muchas veces a causa de la furia con que se emplean- será alegado en su defensa. Pero los hechos son los que son.

Ahora que se han levantado la mayor parte de los campamentos y que las acciones del 15-M se van a "expandir" por los barrios, si algo nos ha dejado claro la experiencia es que las fuerzas antidisturbios de la policía española no están preparadas para hacer frente -mejor dicho, para hacer frente sí- a quienes ejercen la resistencia pasiva. Están entrenados para el enfrentamiento violento, no saben cómo manejarse ante acciones de este tipo y se enfurecen con demasiada facilidad. De hecho, todos los enfrentamientos de estos días han tenido su origen en una agresión o en los malos modos de policías -lo dijo el subdelegado del gobierno en Valencia- que llevaban demasiadas horas de pie. Pues, esto lo digo yo, si quieren acción y les tensan las esperas que se vayan a la Legión.

Como progresista que creo ser, me duele que Asun me tenga que decir que, después de haber vivido la dura transición en Pamplona y San Sebastián, haya recibido la mayor paliza de su vida en una concentración pacífica junto al Ayuntamiento de Madrid, a manos de unos antidisturbios mandados por un ministro socialista.

A Rubalcaba le ha quedado bien la teoría, pero ha echado más de un borrón en la práctica. Puede que sea de los que dicen que "para lo que le queda en el convento...", pero haría muy bien en depurar las fuerzas antidisturbios de la Policía de todos esos energúmenos que, no lo dude, van a ser la imagen que les quede de usted a todos esos ciudadanos tan violenta como injustamente tratados.

 

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: