A MEDIA LUZ

DEMASIADOS "PERROS FLAUTA"

http://javierastasio.blogspot.es/img/19jneptuno.jpg 

 

Doscientos mil perros flauta o más -las cuentas nunca salen- son demasiados para ser sólo perros flauta. Demasiadas familias al completo para ir a buscar bronca. Demasiados pensionistas y prejubilados para ser sólo jóvenes indignados.

Lo más hermoso de todo esto que ha nacido en nuestras calles es que a cada agresión verbal y física, a cada editorial, a cada editorial, grasiento de tantas comilonas y torpe de tanta borrachera, el movimiento crece y se carga de razón. Lo de ayer superó con creces las manifestaciones del reciente primero de mayo, y, si no toman buena nota de ello, nuestros políticos harían muy mal.

Esta pasada semana, tras los incidentes de Barcelona, políticos de todos los colores y periodistas de aquí y de allá se cebaron con los concentrados frente al Parc de la Ciutadella a propósito de unos incidentes causados más que nada por la torpeza policial. Ayer, fueron los mismos manifestantes quienes protegieron y pusieron a salvo a un grupo de mossos que se había infiltrado en la marcha.

Quienes comparan las cifras de manifestantes con el número de votantes que acuden a las urnas se engañan y tratan de engañarnos. Que no se equivoquen. Entre quienes se manifiestan están muchos de sus votantes. Todos esos ciudadanos de pensamiento progresista que, si no con las soluciones, aún por perfilar, sí están de acuerdo con el diagnóstico de la situación. Como decía ayer una de las manifestantes, "están muy lejos de nosotros". No se podía explicar mejor.

Lo de ayer no era una marcha contra el pacto del euro. Lo de ayer era un lamento por el abandono en que nos han dejado quienes deberían ser nuestros representantes y tan poco nos representan. Creen que el poder es un lugar en el que estar y creen que es suyo. Creen que quienes les votamos con mucha aprensión y muchas reservas porque nos da miedo que ganen los otros vamos a estar ahí siempre. El poder es para hacer. Para hacer por los votantes. Pero se enredan en pactos y alianzas y, al final, están tan lejos de nosotros que, no sólo no nos escuchan, sino que ya no nos oyen.

Quienes ayer nos echamos a la calle sabíamos qué nos unía. Mientras tanto, nuestros políticos, efectivamente, están cada vez más lejos.

Que no se anden con tonterías, que tomen buena nota. De no hacerlo pueden llevarse más de una sorpresa.

 

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: