A MEDIA LUZ

General

LA CABALGATA DEL PAPA

Escrito por javierastasio 26-06-2011 en General. Comentarios (1)

 

http://javierastasio.blogspot.es/img/benedicto.jpg 

 

Los curas rojos, que por cierto y por desgracia cada vez son menos, andan revueltos y escandalizados con los fastos de próxima visita del papa a Madrid. Y no me extraña, porque las visitas papales se han convertido en una especie de festival de Eurovisión, hortera y caro, en el que el país anfitrión se deja lo que no tiene para impresionar a la audiencia.

Yo me sumo a su protesta por la cantidad de dinero aportado por marcas comerciales para financiar la visita y añado mi estupor ante el tramposo nombre dado al motivo de la visita, unas presuntas Jornadas Mundiales de la Juventud, en el que se escamotea el apellido "católica" para acotar un término tan prometedor y tan hermoso como lo es el de juventud.

Cuando uno escucha en radio la publicidad de El Corte Inglés adornada con la coletilla "entidad patrocinadora de las Jornadas Mundiales de la Juventud" puede llegar a pensar que la cadena de grandes almacenes financia una nueva edición de Woodstock o un congreso en el que, de una vez, se analicen los problemas de quienes están siendo más perjudicados por la crisis.

Pero no. Lo que colapsará Madrid a costa de nuestros ya maltrechos bolsillos será un montaje organizado a mayor gloria del monarca vaticano. Una especie de peregrinación al santuario de Fátima en la que la que peregrina, toda vestida de blanco en su urna de cristal con ruedas, es la propia virgen.

Todo lo que se puede esperar de esa visita, además de atascos e incomodidades que, sin duda, colapsarán Madrid, son momentos de éxtasis colectivo, mitad por el hambre y el cansancio, mitad por el efecto de la histeria y el sol. Y negocios, muchos negocios, como los que se hicieron en torno a aquellas jornadas de la familia que tanto dinero dejaron en los bolsillos de Correa, Bigotes y sus trajeados amigos. Ya se sabe que cada metro cuadrado de moqueta es "una oportunidad de negocio" para quien lo pone y para quien decide quién lo pone.

Ahora que se acerca el desfile del Día del Orgullo Gay, yo propongo que la comitiva de Benedicto XVI se convierta en sus deslazamientos por Madrid en una especie de cabalgata llena de carrozas altas y pomposas adornadas con las pegatinas de los patrocinadores. Así, algún cardenal podría ir sentado sobre el Ferrari de Botín, el papa sobre una lata de Coca Cola gigante por un recorrido adornado con banderas vaticanas y banderolas del Corte Inglés o cualquier otra de sus manifestaciones comerciales.

Yo, de momento, nunca he tenido cuenta en el Santander, he dejado de comprar en el Corte Inglés -por esto y por el acoso al campamento del 15-M de Sol- y estoy en el intento de dejar la Coca Cola, aunque, para un diabético, la Zero es una tentación difícil de vencer.

 

PD: No sabéis lo que se agradece vivir de una pensión y no de un sueldo de cualquier medio de comunicación para poder escribir esto que acabo de escribir. En mi antiguo trabajo sería imposible. Y sé de lo que hablo.

 

NUEVA YORK, TE QUIERO

Escrito por javierastasio 25-06-2011 en General. Comentarios (0)

 

http://javierastasio.blogspot.es/img/usagay.jpg 

 

Mientras aquí andábamos en un cansino debate sobre el coste que acarreará quitar y poner pegatinas en las señales de limitación de velocidad y el jefe de la oposición se recupera del catarro que le recetó el médico para no pasar vergüenza en Bruselas, en el estado de Nueva York acaban de legalizar la uniones entre personas del mismo sexo, un avance social en el que España fue pionera hace ya seis años.

Conozco mucha gente que, gracias a aquella ley, pudo dejar de fingir ante familiares, vecinos y compañeros de trabajo. Gente, hombres y mujeres, que ha podido poner en orden sus vidas, no porque fuesen desordenadas, porque lo eran tanto o más que las de quienes se casaban con tules y flores en la iglesia o en el juzgado, sino porque, por fin podían vivir tranquilos, sabiendo que, por ejemplo, la desaparición de un miembro de la pareja no iba a dejar en el desamparo al otro.

En la votación de esta noche ha sido fundamental el voto favorable al proyecto de cuatro representantes republicanos que, más allá de los prejuicios que marcan el pensamiento del republicano medio -macho, cristiano y conservador- han dado carta de naturaleza a todos esos ciudadanos, también entre sus votantes, condenados a amarse a escondidas y a disimular su forma de entender el amor.

Me pilla esta aprobación horas después de haber visto "Get real", una película inglesa de hace más de una década, en la que, con final agridulce, se narra la historia de un adolescente que sufre, no su condición de homosexual, sino la presión social que asfixia y hace imposible su relación con un compañero de estudios de buena familia mucho menos sincero y más calculador, capaz de cultivar la imagen de machote y repudiar públicamente al amante que busca a escondidas, con tal de no perjudicar su futuro.

Quien piense que este asunto está solucionado en España que se vaya bajando del guindo, porque las cosas pueden cambiar dentro de unos meses. Rajoy, que nos ha demostrado siempre que ha podido su falta de coraje y su capacidad de amoldarse a las conveniencias, nos puede dar más de una sorpresa, porque en su partido, en el que también hay homosexuales, la mayoría de ellos escondidos, hace gala de una homofobia preocupante. No hay más que ver la persecución de la que, reglamentos en mano, Ana Botella, la de las peras y las manzanas, hace de las fiestas del orgullo gay, mientras despliega la alfombra de cincuenta millones de euros, que es lo que va a salir de nuestros bolsillos para recibir a Benedicto XVI y sus zapatitos rojos.

Quien piense que aquella conquista de hace seis años está a salvo se equivoca. Rajoy ya ha dado a entender que se mantendrán las uniones pero llamándolas otra cosa que no sea matrimonio. Será una trampa en la que los que amamos la libertad y la igualdad no debemos caer. Si matrimonio se llama en el registro civil la unión legal de parejas, matrimonio ha de ser. Si el matrimonio es un sacramento, que deje convalidarse de una vez con el civil, para que las parejas católicas acudan como hemos hecho los demás al juzgado y vayan tomando así conciencia de que quien regula su vida es el Estado y no la iglesia.

 

MORIR COMO DIOS MANDA

Escrito por javierastasio 24-06-2011 en General. Comentarios (0)

 

http://javierastasio.blogspot.es/img/rouco.jpg

 

Uno, que de pequeño ha visto muchos "molokais" y muchas otras vidas de mártires y santos, tenía la falsa idea de que "morir cristianamente" era hacerlo en paz, mirando hacia el cielo y acompañado por la admiración y las lágrimas serenas y emocionadas de nuestros seres queridos, mientras un coro, celestial, por supuesto, acompaña nuestro tránsito al más allá.

Pero no. Parece que morir cristianamente es hacerlo sufriendo, aturdido, no por los sedantes, sino, al contrario, por el dolor insoportable. Morir cristianamente es dejar a los nuestros una imagen terrible de nosotros, gritando nuestras miserias, aferrados a la imagen de un hombre torturado, como dicen que se agarran los desesperados a un clavo ardiendo.

Quién no ha escuchado y compartido el deseo expresado en voz alta de que la muerte nos sorprenda en medio del sueño, quién no firmaría cerrar los ojos una noche para no volver a abrirlos. Pues bien, el que lo desee fervientemente, ya puede ir pidiéndoselo a ese dios en el que cree, porque, si lo deja en manos de sus representantes aquí en la tierra tiene el dolor garantizado.

Llegué a pensar que algo había cambiado en la iglesia cuando hace apenas un mes escuché al presidente del consejo de administración de la iglesia católica, el cardenal Rouco Varela, dar sus parabienes a este proyecto de Ley Reguladora de los Derechos de la Persona ante el Proceso Final de la Vida que, en opinión de sus colaboradores y tras una primera lectura "no encubría la eutanasia". Reconozco que fui demasiado generoso, porque, tras ese primer comentario, se conoció ayer el informe que unifica la opinión de los obispos que, donde Rouco dijo digo, ahora dice Diego y expresa su temor de que la ley sí sirva para encubrir la odiada -según por quién y cómo- eutanasia.

Resulta terrible que un país que está en el camino de superar en democracia el número de años que vivió bajo la dictadura del nacional-catolicismo tenga que seguir pendiente de que cualquier reforma que pretendan emprender los representantes legítimos de los ciudadanos tenga que someterse al parecer de una institución obsoleta que, en claro retroceso, se mantiene más por su componente folklórico, que se resume en bodas, bautizos y comuniones, que por su influencia real en la vida de los individuos.

Me gustaría, ahora que aún estamos en la campaña de la Renta, que cada uno de los que ponen la crucecita en "la casilla de la iglesia" se comprometiese a seguir "a pies juntillas" cada uno de los preceptos que le afectan.

Cuántos renunciarían al divorcio, cuántos al aborto, cuántos a una muerte quizá no tan cristiana, pero sí digna.

Claro que me diréis que, a falta de divorcio bien están la "espantá" y las queridas; a falta del aborto despenalizado, los orfanatos y las "monjitas" -curiosamente, mandar a esos mismos fetos veinte años después a morir y matar en una guerras no es ni crimen ni pecado-.

Yo, por mi parte, sólo pido que nadie cometa el crimen de obligarme a morir "como Dios manda".

 

PATRIOTISMO

Escrito por javierastasio 23-06-2011 en General. Comentarios (0)

http://javierastasio.blogspot.es/img/cristobalmontoro.jpg 

 

Al cabo de tanto tiempo he desarrollado anticuerpos, un mecanismo de defensa tal que me alerta y me pone en guardia cada vez que oigo hablar de patrias y patriotas. Quizá porque soy de los que creen que la patria del hombre, más que la infancia, que decía Rilke, son los otros hombres. No se puede amar a España -o a cualquier otra "patria"- sin amar a quienes la habitan. No se pueden anteponer las abstracciones frente a la carne, los huesos y el bienestar de los ciudadanos.

Cómo se puede aspirar a tomar las riendas de la economía española si, cada vez que los españoles y la economía española, que querámoslo o no es la nuestra, logramos sacar la cabeza de las turbulentas aguas de la crisis, alguien como Cristóbal Montoro vuelve a poner en duda la salud o la credibilidad de nuestras cuentas.

Lo de ayer en el Congreso, más allá de que yo crea o deje de creer que la reforma de la negociación colectiva es la que nos merecemos, fue un espectáculo lamentable en el que el Partido Popular y sus representantes hicieron lo imposible para derribar al Gobierno, paralizar las reformas y, así, impedir la tímida recuperación que podría evitar, si no la derrota, sí la debacle socialista en las próximas elecciones.

Decir que "España es una rémora para el euro", como hizo Montoro, el mismo día en que los organismos internacionales establecen claras diferencias entre nuestro país y otros que, como Italia o Bélgica, estarían más cerca que nosotros de la debacle, es querer muy poco a los españoles y desear más bien poco su bienestar.

Eso por un lado. Por otro, había que ver las caras de Rajoy y Sáenz de Santamaría tras la votación. No les gustó nada que la campana, y los nacionalistas, como siempre, salvasen a Zapatero. Ellos, que aplicarán esta reforma u otra aún más dura, votaron NO, junto a Izquierda Unida, aliándose con sindicatos e indignados, sólo por forzar el adelanto de las elecciones, evitando así cualquier síntoma de mejoría que avalase la gestión de Zapatero.

Rajoy y sus "mariachis" se han comportado como lo han hecho la oposición portuguesa, que forzó unas elecciones y las ganó, y como la griega, que, siendo como son los responsable del "merdé" en que estamos, han sido capaces de cerrar todas las puertas de salida a Papandreu para recuperar el gobierno del país que hundieron.

La perplejidad que ayer se reflejaba en el rostro de Rajoy no sé era más el reflejo de una derrota o el "acojone" por lo que se le viene encima si gana las elecciones sin la mayoría absoluta que le permitiría gobernar desde el diván.

Hoy, Rajoy debería haber acudido a Bruselas para, como miembro del Partido Popular Europeo, convencer a sus camaradas griegos de que deben dejar de oponerse a las reformas de Papandreu si quieren recibir el salvavidas del FMI para el rescate de la economía helena.

Afortunadamente, para él, un oportuno resfriado le ha evitado viajar y tener que hacer el paripé de regañar a quienes no están haciendo cosa distinta que lo que su partido hace aquí: patriotismo a su manera.

 

FASCEOEISMO

Escrito por javierastasio 22-06-2011 en General. Comentarios (0)

 http://javierastasio.blogspot.es/img/rosell.jpg 

 

A los empresarios españoles les pasa lo que a esos personajes -quién no los ha sufrido alguna vez- que, cuando se emborrachan, lo primero que hacen es desnudarse. Ahora que la CEOE está ebria de poder porqué tiene al gobierno, los sindicatos y el mercado de trabajo a sus pies, la patronal ha comenzado su obsceno striptease y no parece dispuesta a parar hasta habernos mostrado todas sus vergüenzas.

Pensábamos que "muerto" -metafóricamente hablando- Gerardo Díaz Ferrán, se habría acabado la rabia. Pero no. Resulta que su sustituto, Juan Rosell, no sólo condiciona la creación de empleo a la implantación de un nuevo y único contrato convenientemente podado, eso sí, de cualquier derecho para los trabajadores, sino que sostiene, o al menso ampara a quien lo hace, el peso de los genes en el éxito o el fracaso escolar, algo que no sólo es contrario a la decencia, sino que también lo es a la decencia.

Al parecer el Instituto de Estudios Económicos, laboratorio de ideas de la CEOE, trabaja en una serie propuestas de reformas -adivinad quién se encargaría de aplicarlas- para España, de las que la primera en ver es la relativa a la educación.

Según la información de EL PAÍS en que se recoge la presentación del informe, Juan Carlos Rodríguez, uno de sus autores, defiende que la genética "tiene una importancia sustantiva en el rendimiento escolar de los hijos equivalente o algo superior a la del origen socioeconómico". O sea, que el hijo de quien sólo ha llegado a peón de albañil difícilmente podrá llegar a algo más que peón de albañil, en tanto que está claro que los hijos de empresarios van derechos a dirigir las empresas, estudien lo que estudien uno y otros.

Otro de los autores, Víctor Pérez Díaz, asegura que, con lo anterior, no pretende segregar a los alumnos por sus capacidades. Lo que no me alcanza es lo que esconde detrás de conclusiones como esas, dignas del Tercer Reich.

Pero no queda ahí la cosa. Por si quedaba alguna duda de quién paga el estudio, en otro apartado del mismo se trata de establecer una relación causa efecto entre la presencia mayoritaria de mujeres en el colectivo de docentes y el fracaso escolar en España, al relacionar la reducción de horarios escolares con la opción de maternidad y vida familiar de las docentes.

En fin un informe sin apenas desperdicio que deja traslucir el deseo de los empresarios de no desperdiciar recursos en educación. El deseo de un mundo feliz en el que los hijos de los obreros naciesen ya con el mono puesto y los de los camareros con la chaquetilla y la bandeja.

A los autores del informe les contestaría con una sola palabra: Obama. Además les diría que se confunden de medio a medio porque a los hijos de los ricos no les educan éstos, sino criadas -internas, claro- e institutrices. Quizá por eso no generan sentimientos, algo muy conveniente a la hora de dirigir la empresa de papá.