A MEDIA LUZ

15-m

ALGO ESTÁ CAMBIANDO

Escrito por javierastasio 03-07-2011 en General. Comentarios (0)

http://javierastasio.blogspot.es/img/democraciareal.png 

 

Nunca se sincerarán, nunca reconocerán que ha sido la calle, que ha sido la juventud hastiada, la que, con su diagnóstico inequívoco y su postura irreductible que cautivaron a gran parte de la sociedad, quienes están forzado los tímidos cambios de los que están siendo protagonistas el Gobierno, su partido y esa izquierda sin partido que inspira una parte importante de la intelectualidad de este país.

Quizá quisimos ver únicamente candor e inexperiencia en lo que no era otra cosa que la generosidad y la fe necesarias para cambiar lo que de injusto tiene este mundo que "los mayores" vamos a dejarles.

Han tenido que pasar semanas de acampadas, decenas y decenas de asambleas y, los cada vez más generalizados y organizados, actos de resistencia a los desahucios para que el candidato socialista y todavía vicepresidente Rubalcaba se atreva a decir que tan culpables o más que aquellos que firmaron una hipoteca que no podían asumir son los bancos, empleados incluidos, que se beneficiaron con operaciones a todas luces inviables.

Me gusta, pero llega tarde. Creo que durante demasiado tiempo el PSOE ha pensado que los votos que le han dado el gobierno en dos ocasiones estaban a su derecha. Al menso no están sólo a la izquierda y, por ello, quienes lo gestionan no pueden dar la espalda a los unos mientras llaman a los otros. Es más, si por reposicionarse en la izquierda, el PSOE pierde el gobierno -que bastante perdido tiene ya, por cierto- que no dude que estará siendo más PSOE y estará más cerca de recuperarlo. Quizá por ello, en la próxima conferencia socialista -ese remedo de congreso a celebrar tras las vacaciones-, uno de cada tres participantes no será militante del partido.

Algo está cambiando en la sociedad y esta vez el timón no lo llevan los partidos que harían muy bien -sé que me repito- en escuchar la voz de la calle. El manifiesto que ayer presentaron una serie de intelectuales, artistas y profesionales de la izquierda reclama una alternativa distinta a PSOE e IU, no sé si situada entre ambas, capaz de rescatar la ilusión por reconstruir la izquierda. De todos los firmantes del manifiesto, me merece especial respeto Antonio Gutiérrez, diputado independiente dentro de las filas del PSOE, que tiene suficientemente probada su honestidad a lo largo de su larga trayectoria en a izquierda. Y hablando de honestidad, si una cosa queda clara del espíritu del manifiesto, esa es que Izquierda Unida -probablemente como consecuencia del tragicómico sainete extremeño- ya no es "de fiar".

No menos importante es la "normalidad" con que nuestra sociedad ha aceptado un paso tan trascendental y tan valiente como lo fue el matrimonio entre personas del mismo sexo. Harían muy bien quienes así lo creen en marcar sus diferencias con un partido, el PP, que tiene recurrida la ley que lo permite y que, al parecer, pretende dejar todas esas uniones sean un limbo de inseguridad jurídica que vete tú a saber qué condiciones tendría.

Mientras escribo esto, escucho -es lo que tiene tener la radio siempre encendida- a los contertulios de "A vivir, que son dos días" acusar a Rubalcaba de hacer populismo con sus acusaciones a la banca. Curiosamente, los tres participantes no ponen en duda la veracidad de lo dicho por el candidato socialista, pese a lo cual, insisto, haberlo dicho le hace merecedor del tal calificativo.

A ver si va a resultar ahora que el inmovilismo más arraigado anida en las tertulias, incluso en las que se tienen por progresistas.

CREAR PROBLEMAS

Escrito por javierastasio 13-06-2011 en General. Comentarios (0)

 

http://javierastasio.blogspot.es/img/asunlasaosa.jpg 

 

Qué inteligentes y qué prudentes me parecieron aquellas palabras de Rubalcaba, tras aquella absurda y trasnochada decisión de la Junta Electoral Central que prohibió las concentraciones de los seguidores del 15-M por su posible influencia en la jornada de reflexión previa a las elecciones del 22 de mayo. Dijo entonces que la Policía está para solucionar problemas y no para crearlos. Algo, en lo que le doy la razón y mi apoyo.

En general -y pese al runrún de algunos comerciantes del entorno de Sol y del ardor guerrero de algunos "esperanzados jubilatas" que, en vez de vigilar las obras, como, según la leyenda, es su obligación acudían a la Puerta del Sol para defender la finca de su "presi"- las fuerzas policiales han quedado en un segundo plano, más para prevenir incidentes que para provocarlos con una penosa actuación como la de la Plaza de Cataluña.

Creo que, en general, las cosas se han hecho bien, del mimo modo que creo que allí donde se han producido incidentes ha sido como consecuencia de un comportamiento inadecuado de las fuerzas antidisturbios, que es lo que ocurrió a las puertas de las Cortes Valencianas y, el pasado sábado, en la salida del parking del Ayuntamiento de Madrid en la calle Sacramento.

No os podéis imaginar cómo me sorprendió ver ayer, en las páginas de EL PAÍS, esta foto de mi amiga Asun, zarandeada y por los aires, entre cascos y brazos de policías antidisturbios que emplearon contra ella una violencia que -estoy seguro, porque la conozco- en ningún modo pudo justificarse como reacción a cualquier violencia por parte de ella.

Asun me contó más tarde que fue tal la violencia con que la tiraron al suelo que sufrió una lesión en un pie que le impedía ponerse en pie y que fue entonces cuando uno de los policías -siempre hay un energúmeno con uniforme- la cosió a patadas en el suelo, especialmente en los riñones. Asun tuvo la suerte -si se le puede llamar suerte- de sufrir tan injustificada agresión ante los objetivos de varios reporteros que recogieron con sus cámaras la secuencia completa de los hechos y tuvo también el valor cívico de presentar la correspondiente denuncia, apoyada en testimonios suficientes y en los correspondientes partes de lesiones. De modo que juicio habremos, aunque cabe esperar de los policías que cualquier dedo roto o dislocado -muchas veces a causa de la furia con que se emplean- será alegado en su defensa. Pero los hechos son los que son.

Ahora que se han levantado la mayor parte de los campamentos y que las acciones del 15-M se van a "expandir" por los barrios, si algo nos ha dejado claro la experiencia es que las fuerzas antidisturbios de la policía española no están preparadas para hacer frente -mejor dicho, para hacer frente sí- a quienes ejercen la resistencia pasiva. Están entrenados para el enfrentamiento violento, no saben cómo manejarse ante acciones de este tipo y se enfurecen con demasiada facilidad. De hecho, todos los enfrentamientos de estos días han tenido su origen en una agresión o en los malos modos de policías -lo dijo el subdelegado del gobierno en Valencia- que llevaban demasiadas horas de pie. Pues, esto lo digo yo, si quieren acción y les tensan las esperas que se vayan a la Legión.

Como progresista que creo ser, me duele que Asun me tenga que decir que, después de haber vivido la dura transición en Pamplona y San Sebastián, haya recibido la mayor paliza de su vida en una concentración pacífica junto al Ayuntamiento de Madrid, a manos de unos antidisturbios mandados por un ministro socialista.

A Rubalcaba le ha quedado bien la teoría, pero ha echado más de un borrón en la práctica. Puede que sea de los que dicen que "para lo que le queda en el convento...", pero haría muy bien en depurar las fuerzas antidisturbios de la Policía de todos esos energúmenos que, no lo dude, van a ser la imagen que les quede de usted a todos esos ciudadanos tan violenta como injustamente tratados.

 

DIFÍCIL DEMOCRACIA

Escrito por javierastasio 06-06-2011 en General. Comentarios (0)

 

http://javierastasio.blogspot.es/img/AsambleaGeneralAcampadaSol.jpg 

 

Demasiados días y demasiadas noches están debilitando el cordón de simpatía que ha unido hasta ahora a los acampados de Democracia Real con el resto de la ciudadanía. Bastaría con dejarse caer por cualquiera de las acampadas que se mantienen -más de la mitad ya se han levantado- para comprobar que la actitud de quienes pasan junto a ellas o se detienen a charlar unos minutos con quienes se mantienen en las plazas, para comprobar que se está desvaneciendo el idilio de los primeros días.

Personalmente, creo que al movimiento 15-M, tan espontáneo como sorprendente, le falta operatividad. El asambleísmo es, teóricamente, el mejor de los sistemas, pero si la toma de decisiones se convierte en un proceso interminable e incontrolable -y no me refiero a que se haya de controlar lo que se decide, sino el proceso- del que apenas se obtienen resultados que permitan avanzar.

Resulta curioso que en la asamblea de la Puerta del Sol, arrasada ayer por la lluvia, se llegase a decir que cada uno era libre de ir a su casa ¡Sólo faltaría que alguien tuviese dudas sobre ello! Y no es de extrañar el desánimo, porque, desde hace ya más de una semana, el interés informativo que logran despertar las acampadas se limita a conocer si levantarán o no el campamento.

La generosidad y la creatividad que han desplegado estos jóvenes ha conseguido que, ahora, todos aquellos que hace no tanto eran capaces de convertir a la generación de españoles más preparada de la historia en "monos" encerrados en una jaula de cristal en "Gran hermano" o en "pasotas" abonados a la pensión completa de "Casa Papis" de "Generación Nini", se lo piensen antes de volver a manejar tan injustos estereotipos.

Los jóvenes de Democracia Real Ya han conseguido ganarse la simpatía y el apoyo de aquella parte de la sociedad que, sin saberlo, a base de pequeñas concesiones ha hecho fuerte al sistema que ahora la atenaza, al tiempo que ha dejado perplejos a esos partidos políticos, especialmente los que se dicen y deberían ser la izquierda, cautivos desde hace tiempo de la táctica y el cortoplacismo y lejos, muy lejos, de quienes nacieron en democracia.

El análisis de los "indignados" es tan claro y preciso como hiriente. El sistema financiero es perverso y el político inoperante y anquilosado. Sin embargo, quizá por un exceso de escrúpulos, están cerrando las puertas a las soluciones. Hay entre ellos entusiastas "mentes maravillosas" que no deberían desperdiciarse. Pese a su aversión al liderazgo, deberían ser conscientes que en ellos está la posibilidad de engarzar el movimiento con quienes tienen la obligación de transformar la realidad.

Harían muy bien en dejar las plazas, manteniendo vivo el tejido creado en estas cuatro semanas y aprovechándolo para echar raíces allá donde sus ideas puedan germinar. La acampada ha sido hermosa y romántica, pero ellos y la sociedad que les duele merecen algo más que quedar en una foto para un póster.

 

LA ROMERÍA DE SOL

Escrito por javierastasio 31-05-2011 en General. Comentarios (0)

http://javierastasio.blogspot.es/img/40horas.JPG 

 

Tengo el corazón dividido. Hace cuatro días tenía claro que el campamento de Sol y los de las otras ciudades españolas iban a acabar con el éxito de haber dado al resto de la población una lección de que la democracia y la solidaridad son posibles. Sin embargo, actuaciones tan irresponsables y paletas como la de los mossos d'esquadra, con el conseller Puig a la (poca) cabeza, o las agresivas maneras de los "cortecomerciantes" de Sol me animaron a dar la razón a quienes querían resistir al menos una semana más en la plaza.

Pero la cosa no es tan sencilla. Quienes llevan quince días largos allí están agotados. Las de dos semanas son demasiadas noches para dormirlas en sobre el duro suelo y tantos días de malcomer, bajo sol y la lluvia, acaban por pasar factura. Además, qué coño, la gente -jóvenes incluidos- tiene también sus vidas y sus necesidades.

Por eso algunos se están marchando de la Puerta del Sol. Lo malo es que, al tiempo que ellos se van, están entrando en el campamento otros personajes que -y no los juzgo sólo por su aspecto- tienen poco que aportar a esa fiesta de la democracia y las ideas, porque más bien se ajustan como un guante al estereotipo de los acampados que los "cortecomerciantes" y la derecha más rancia están empeñados en difundir. Es más, a veces dudo si no los estará "sembrando" alguien, como se "sembraban" las plagas en la antigüedad para romper la resistencia de los asediados.

Lo que me lleva a imaginar esto es la alegría con que el portavoz de los comerciantes de Sol hablaba ayer de "la romería" en que se había convertido el campamento. Claro que les molesta. Ellos, con el Corte Inglés a la cabeza, están acostumbrados a hacer su santa voluntad en las calles y plazas de la zona, con esas concentraciones ante la romería anual de cortylandia, que pondrían los pelos de punta a cualquier experto en protección civil que no lo fuese "de parte", También a esa ocupación frecuente de la plaza del Callao, un espacio abierto y diáfano que, con los armatostes de la cadena de grandes almacenes, se convierte en una pista de obstáculos, difícilmente practicable para ancianos o personas que, como yo, sufren alguna discapacidad.

Pero la guinda a todo esto está en la circunstancia, absolutamente inconstitucional, de que -y lo sé de muy buena tinta- quienes llevan a cabo en Preciados actividades como la venta de boletos del sorteo de la Cruz Roja han de pasar antes por la humillación de tener que acreditarse en el Corte Inglés. Me pregunto si también están acreditados los policías locales que patrullan la calle, pero, en cualquier caso, la cosa supone no sólo una humillación, sino una dejación de funciones para el municipio de Madrid.

No me extraña que el rey de la distribución en España no quiera "romerías" en Sol en la que los romeros y peregrinos cuelguen sus exvotos. Ellos tienen allí sus catedrales de la única religión verdadera -la del consumo- y no quieren interferencias.

Deberían saber, también los acampados, que a los cantamañanas como Berlusconi acaba por llegarles su sanmartín y suele ser en las urnas.

 

 

 

LIMPIEZA

Escrito por javierastasio 28-05-2011 en General. Comentarios (0)

 

http://javierastasio.blogspot.es/img/desalojoplazacataluna.jpg 

 

A quienes creemos en la Libertad y en la bondad del Estado nos repugnan sobremanera las imágenes que delatan la inusual violencia empleada por los Mossos d'Esquadra en el desalojo de la Plaza de Cataluña.

Esa repugnancia la sentimos como un vuelco en el estómago, una reacción primaria que nos devuelve al miedo y al rechazo ancestral a la violencia desproporcionada, que se manifiesta, simplemente, con contemplarlas. Sin embargo, un análisis detallado y frío de alguna de ellas las vuelve aún más repugnantes.

Por ejemplo, ésta que he tomado prestada para ilustrar la entrada de hoy. Vemos en ella a un mosso golpeando con saña a un hombre caído en el suelo. Se emplea a fondo en ello, mientras el caído se protege la cabeza -o se duele- del golpe descargado por el policía con ese bastón que llaman defensa -no sé si con ironía o porque creen que la mejor defensa es un ataque, salvaje, añado yo- mientras mantiene atrapada una de sus piernas por el bajo del pantalón.

Del policía sólo sabemos que es diestro, corpulento y esnob, como denota -salvo que sea una técnica policial, que no lo parece- el reloj abrochado en la muñeca derecha. Del manifestante podemos deducir que está asustado, que no es un zarrapastroso y que ya no es tan joven, dadas las entradas que se adivinan en su cabeza descubierta y su complexión. También que viste de sport y va desarmado.

Me pregunto por qué el policía le pega con tanta saña. Si lo que pretende es que se marche de la plaza, difícilmente lo va a conseguir con una sola pierna y sin posibilidad de levantarse del suelo.

La paliza es observada por otro mosso, a su derecha, armado con un escudo, mientras otros dos otean el panorama, supongo que para proteger al compañero en tan difícil y arriesgada misión.

La escena podría ilustrarse con el sonido de disparos -muchos-, las sirenas y los gritos de los indignados.

Es también de destacar el atuendo de los mossos, una especie de "gladiadores" enmascarados del siglo XXI que, si no fuese por las armas, el color del atuendo y la falta de cualquier identificación visible, parecerían corpulentos jugadores de fútbol americano. Bajo ellos, su víctima protegida apenas por el algodón de sus "chinos" y su camisa.

Y, hablando del atuendo de unos y otros, me imagino el vestuario del acuartelamiento de los mossos, con taquillas en las que cuelgan ropas de padre, hijo, novio o hermano y, en una pared, colgados ordenadamente de un largo perchero, los cerebros de quienes prefieren dejarlos allí para no pensar y, de ese modo, no llegar a plantearse que los suyos, o ellos mismos, también deberían estar entre los indignados.