PREMIAR LA ESPERANZA

Escrito por javierastasio 29-06-2011 en General. Comentarios (3)

 

http://javierastasio.blogspot.es/img/donostia.jpg 

 

La primara jornada del debate sobre el Estado de la Nación que tuvo lugar ayer en el Congreso resultó, cuando menos, deprimente. No me gustó ver a un Zapatero al borde de la cesantía por circunstancias que no siempre han estado bajo su control y menos me gustó ver al que, desgraciada y probablemente, será el nuevo jefe de gobierno pasar por la tribuna sin hacer otra cosa que pedir un adelanto electoral y mostrar su incapacidad y falta de ganas para lo que se le viene encima.

Es por eso que conocer la designación de San Sebastián como capital cultural europea de la Cultura en 2016 me llenó de alegría y esperanza. Y no sólo por los muchos amigos que tengo "en y de" Donostia, no sólo porque San Sebastián sea una de las ciudades más bellas de Europa y, en fin, no sólo porque los donostiarras sean hospitalarios por naturaleza. Es que, además, merecen este premio ahora que han puesto un pie en la senda de la esperanza.

No soporto a toda esa gente que considera una desgracia que la ciudad designada sea uno de los "trofeos" de Bildu en las pasadas elecciones. Habrá que recordarles una vez más que han sido la constitución, los votos de los donostiarras y las matemáticas quienes así lo han querido y que guardar en el armario una de las mejores fotos de nuestro país sólo puede perjudicarnos.

Soy de los que piensan que la normalidad trae más normalidad y que, cuando quienes comparten ideas con ETA descubran -ya están en ello- que pueden conseguir más con los votos, que con el terror, estaremos más cerca de la paz.

Estoy seguro de que la ciudad que organiza unos de los mejores festivales de cine europeos y que tozos los años, en julio, llena de jazz sus calles, en medio del debate que sin duda llenará sus calles, será capaz de sorprender al mundo, no sólo cono escenario, sino con sus contendeos desarrollados desde y para la base.

Lo siento por Córdoba, otra maravilla de la que podemos presumir los españoles, porque sus méritos son incontestables, pero San Sebastián se merece hoy más que ninguna otra este "premio a la esperanza", aunque siempre habrá patosos, como el alcalde de Zaragoza y la prensa más rancia, dispuestos a poner en cuestión la decisión.