A MEDIA LUZ

CORRUPCION

EL PASTEL DE LA SGAE

Escrito por javierastasio 02-07-2011 en General. Comentarios (0)

http://javierastasio.blogspot.es/img/sgae.jpg 

 

Siempre que paso por la calle Fernando VI, frente al modernista palacio Longoria, sede de la SGAE, tengo la impresión de que sus recargados estucos, tan efectistas y tan del gusto del público en general, tengo la sensación de que alguien ha olvidado un pastel de bodas sobre la acera.

Con lo de ayer, mi sensación, metafóricamente hablando, se hizo realidad. Realmente, lo que hay en el número cuatro de la calle Fernando VI es un enorme y recargado pastel. Tengo amigos autores y, el que menos, se queja del desmadre que se da en el reparto de los derechos de los creadores. Se quejan, por ejemplo, de que son sólo unos pocos los que se reparten la mayor parte del dinero recaudado. También, de los efectos perversos de ese privilegio franquista de que la gestión de los derechos de cualquier creación corresponda por defecto a la SGAE, y entre ellos el de que sean muchos los centenares de miles de euros que cobra la sociedad por el uso de obras, cuyos beneficiarios nunca reclamarán, entre otras cosas porque, en ocasiones, ni siquiera saben que son suyos.

Cuando alguien, como ha sido mi caso, tiene además conocimiento de las tarifas que se pagan por el uso de la música en la radio y de cómo se asignan lo recaudado, se le hacen los ojos chiribitas. Miles y miles de euros que se asignan, al menos así era antes, mediante muestreos que, al final, acaban primando a una minoría de los autores y dejando fuera a la inmensa mayoría.

Eso en cuanto a la naturaleza de la SGAE que durante años ha hecho y deshecho al antojo de sus directivos y que, con la marea digital, comenzó a entrar en una fase de euforia recaudatoria que le llevó a reclamar, o a intentarlo al menos, por todo aquello que sonaba o se veía en un mundo en el que la información circula vertiginosamente, muchas veces sin llegara a detenerse.

Es en ese momento cuando entran en escena las auditorias, concretamente una, que, al parecer, ha sido el instrumento empleado por los detenidos para desviar parte de los fondos recaudados. La curiosidad me llevó ayer a buscar en la red algo acerca de la consultora citada en la operación. No debí hacerlo y casi me cuesta una depresión, porque lo que encontré en su página y en su cuenta de Facebook fue humo. Humo de colores y en un inglés presuntamente técnico, pero humo.

He de aclarar que lo de la depresión viene a cuento de que me recordó demasiado a otra consultora que padecí personalmente hasta que, finalmente, ocupó el sitio que dejamos quienes fuimos despedidos de la discoteca corporativa de la SER. Os diré -sólo por poner un ejemplo- que el consultado encargado de la digitalización de los fondos perdía y nos hacía perder un tiempo precioso en averiguar datos como el lugar y la fecha exacta de la grabación de cada corte, mientras teníamos que ignorar otros tan importantes como el de la autoría de las canciones.

Al final, acabé descubriendo que la tarea primordial de una consultoría cuando hace presa en alguna empresa es la de justificar y prolongar "ad eternum" el contrato, que no se contabiliza como gasto de personal, sino como servicio, y que se resuelve con un listo que cobra de la consultora y unos cuantos, y pobres, becarios mal pagados que hacen el trabajo sin opinión ni derechos.

Algo así, parece, es lo que ha ocurrido en la SGAE. Se ha contratado a una empresa, curiosamente vinculada a un miembro de la dirección de la sociedad, para prestar unos servicios que debiera cubrir la propia sociedad. Es tanta la gilipollez de quienes se dejan sorprender con una presentación en una pantalla, con su punterito laser incluido, y su vocabulario lleno de "targets", "opensources" y toda una serie de siglas y palabros que hacen el mismo efecto que un "numerito" con pólvora ante los sorprendidos indígenas.

Todo lo anterior, claro, carísimo y respaldado por brillantes carteras de clientes, encorbatados jóvenes brillantes y masterizados, en reuniones en salones de hoteles de postín, cuya finalidad es alimentar el ego del que paga y la cuenta corriente del amo del invento.

Me temo que el pastel de la SGAE se parezca mucho a esto. Lo que me apena es que no se descubran más a menudo otros pasteles iguales en tantas y tantas empresas en crisis.

Por el momento, el soberbio presidente de la SGAE tan dado a tildar de "chorizo" a quien se le apetecía hoy es, al menos eso parece, un canario en la jaula y de rodillas.

 

POBRES MADRES

Escrito por javierastasio 19-06-2011 en General. Comentarios (0)

 

http://javierastasio.blogspot.es/img/madresdemayo.jpg 

 

Maldito dinero que todo lo ensucia. Maldita mierda de dinero que atrae como a moscas a gente indigna, dispuesta a todo con tal de medrar. Maldita ambición que se lleva por delante lo más heroico y hermoso. Maldita plata que puede acabar arruinando aquello que nació del dolor y la esperanza de un país martirizado, en el que la eficacia del terror como antídoto de la libertad se medía en porcentajes de dolor.

Recuerdo aquella noche en que llegaron a España por primera vez. Fuertes como eran, vinieron directamente desde el aeropuerto a los estudios de la SER y, aquella noche, fueron las estrellas de Hora 25. Recuerdo la emoción con la que puse un par de besos en las mejillas de Hebe de Bonafini, esa mujer tan dulce y apacible como fuerte que se había convertido en la voz de todas esas otras que desde aquel 30 de abril de 1977, hace casi un cuarto de siglo, decidieron pedir audiencia al miserable de Videla para que les diese razón del paradero de sus hijos. Desde entonces, cada jueves desfilan por la Plaza de Mayo, frente a la Casa Rosada, a la espera de saber qué fue de aquellos jóvenes sacados a golpes de sus camas y arrojados a la nada para aterrorizar al resto de la sociedad. Tanto, que sólo el amor, la desesperación de la bendita locura de aquellas madres fue capaz de plantarles cara a aquellos monstruos alcoholizados que, por encargo de otros, se hicieron con el futuro del país.

Llegó después aquella guerra absurda que los "milicos" creyeron que ganarían como un partido de fútbol y, por el contrario, acabó por ahogarles en su propia soberbia. Más tarde, con la llegada de la democracia, las madres persistieron en la búsqueda de sus hijos y el castigo para quienes se los llevaron. Las madres se convirtieron entonces en abuelas, porque del vientre de sus hijas habían nacido niños y niñas que tampoco volvieron a sus familias "contaminadas por el marxismo" y fueron vendidos y regalados a familias "decentes", con las que crecieron viviendo una vida que no debía haber sido la suya. Muchas de aquellas abuelas llegaron a encontrar a sus nietos que, unas veces sí y otras no, decidieron volver con ellas.

Por todo ello, en una nación como la Argentina, que ha pasado por tanto y que no logra sacudirse la lacra de la corrupción, las madres de mayo, las locas del tango de Carlos Cano, las que bailan solas con Sting, las que guían sus manos fuertes, hacia el futuro, en la canción de Ismael Serrano, son, han sido y espero que -unidas o divididas- el símbolo de la dignidad argentina. También de todos los que sufren en el mundo, aunque a veces, como en Euskadi, las madres se equivocasen de bando.

Hoy he sabido que, al parecer, al "contable" de Hebe de Bonafini se le quedaba en las manos parte del dinero que las madres recibían del gobierno para llevar a cabo las obras sociales en las que había derivado su movimiento. Ojalá Hebe quede al margen de esa ignominia. Ojala las madres sean, una vez más, más fuertes que las miserias de los hombres y sobrevivan como lo que siempre fueron: un monumento a la dignidad del hombre.

 

ESPAÑA Y EL OTRO GRECO

Escrito por javierastasio 25-04-2011 en General. Comentarios (1)

 

http://javierastasio.blogspot.es/img/corrupcionmunicipal.jpg 

 

Del mismo modo que los ciudadanos de bien en los Estados Unidos, que los hay y son la mayoría, se estarán preguntando cómo es posible la existencia de Guantánamo, con sus monos naranja y su falta de garantías, los españoles de bien que también los hay y también son mayoría, tienen derecho a preguntarse cuándo y qué se hizo mal para que la transparencia, que es el aire que respira y del que vive la democracia, esté ausente de una parte importante de nuestras instituciones.

Ojalá no tengamos que preguntarnos un día, como ya hizo aquel personaje de Vargas Llosa con Perú, "cuándo fue que se jodió España", pero mucho me temo que estemos en el mejor camino para ellos.

Algo funciona mal en el sistema y quienes elegimos para que nos representen no tienen el más mínimo interés en solucionarlo. Nos lo acaba de decir una vez más el Consejo de Europa a través del GRECO (Grupo de Estados contra la Corrupción) que ve demasiada opacidad en lo que debería ser el funcionamiento transparente de las administraciones españolas.

Lo que no me explico es por qué nadie hace nada, ni siquiera comentarlo, cuando es evidente que esto ocurre y la ensalada tiene todos los ingredientes para que, no sólo aparezca, sino que la corrupción y sus consiguientes mafias se instalen en nuestros ayuntamientos.

Dice este GRECO, el otro Greco, en su informe que los bancos cancelan con demasiada facilidad sus préstamos a los partidos políticos y no hay que esforzarse mucho para ver cómo la banca ha sido mimada por el Gobierno en esta crisis que tan mal parados nos ha dejado a todos o que detrás de muchas inmobiliarias, que hasta ahora han vivido y cómo de licencias y recalificaciones, hay un banco, si no más de uno.

Una vez más toca hablar del trampeo que a diario se da en las adjudicaciones de obras y contratos a empresas que, en cuanto se rasca un poco en su superficie, dejan al descubierto sus buenas relaciones, cuando no algo más inconfesable, con los partidos que gobiernan esos ayuntamientos.

Bastaría con investigar a fondo y sin prejuicios la trama Gürtel para definir un modelo casi perfecto de la manera en que el dinero de los ciudadanos con que se pagan esas adjudicaciones va a parar a los partidos políticos, transformado en regalos, excesos en campañas electorales increíbles y otras partidas más inconfesables.

Hoy, que me he despertado pesimista, este otro GRECO ha venido a darme la puntilla y comienzo a preguntarme cuánto tardaremos en decir eso de "cuándo fue que se nos jodió España".

 

ALÍ BABÁ Y LOS CUARENTA IMPUTADOS

Escrito por javierastasio 10-04-2011 en General. Comentarios (2)

 

http://javierastasio.blogspot.es/img/alibaba.jpg 

 

 

La semana que termina se han ido conociendo las listas con que acudirán los partidos políticos a las elecciones del 22 de mayo y, desgraciadamente, no ha habido sorpresas, porque una vez más en muchas de ellas la corrupción, más que un estigma, parece ser un mérito.

Un centenar de candidatos de todos los colores, porque tampoco Izquierda Unida está a salvo, se han colado en esos papelitos que, al final, unos con cara de asco y el alma encogida por la resignación y otros encantados de hacerlo, meteremos en las urnas que, por lo visto, es lo único transparente que queda en la política española.

Qué más queremos. Es lo que nos merecemos. Hablamos mal de los políticos, criticamos sus sueldos, sus viajes, su escaso trabajo y lo hacemos pensando en la Carrera de San Jerónimo o en Estrasburgo, sin darnos cuenta de que lo peor lo tenemos aquí al lado, en nuestros ayuntamientos, con todos esos concejales que recalifican y adjudican sin escrúpulos, a veces en beneficio propio, pero más veces para llevar algo a su segunda casa, el partido, para llegar a fin de mes.

Ocurre que, a veces, muchas veces, entra tanto cobro en negro y tanta caja B, hay quien tiene la genial idea de abrir una Caja C, a la que va a parar alguna que otra partida. Es entonces cuando no enteramos, porque esta gente, amén de chorizos son muy horteras y no hay nada que cante más que un hortera con dinero. Es por ahí por donde asoman los hilos que llevan al embrollo de la corrupción. Por ahí y por asuntos tan humanos como los que tienen que ver con los celos o la envidia, que llevan a algunos a denunciar el caldo del que sus compañeros sacan las tajadas. Y no quiero decir que todos los denunciantes sean así. También los hay honrados, pero los que abundan son los otros.

De todos modos, la clave para entender el porqué de tanto imputado en las listas la ha dado otra vez Esperanza Aguirre, al decir ayer en Mallorca que en su partido se echa de las listas a quienes se han enriquecido personalmente con la corrupción. Y lo decía citando a Camps. No dijo nada de Fabra, que es rico de familia desde hace décadas, si no siglos, y tampoco dijo nada de quienes se dejan sobornar para financiar los gastos de su partido.

Sería bueno que algún día nos expliquen para qué sirven todas esas caras fundaciones que tiene todo partido que se precie, de dónde sale su dinero y cómo lo gastan.

DON CARLO

Escrito por javierastasio 22-07-2010 en General. Comentarios (0)

 

http://javierastasio.blogspot.es/img/carlosfabra.jpg 

 

El título de la entrada de hoy no hay que relacionarlo con la ópera de Verdi, aunque la trama de este drama, porque que pasen estas cosas no deja de ser un drama, también se desarrolle en España. De hecho, hay una clara diferencia el Don Carlo de Verdi lucha por la libertad frente a su padre Felipe II y la España más negra y en la historia que os cuento es el propio Don Carlo quien encarna a esa España negra.

Mi Don Carlo, como el de Verdi, pertenece a una dinastía. En su caso y sin que medie el carácter hereditario de la monarquía, la familia de mi Don Carlo se ocupa de la Diputación de Valencia desde el XIX, algo que sólo se consigue valiéndose de artes cuando menos dudosas, porque, señores míos, la genética no da para tanto.

Mi Don Carlo hizo también lo posible para que no acabase con él la dinastía y no sólo lanzó a su hija Andrea a la política, sino que apoyó a su yerno Juan José Güemes, consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, hasta que dimitió unas semanas antes de que a Don Carlo le practicasen un trasplante de hígado en el Hospital 12 de octubre, cuando le hubiese correspondido hacérselo en La Fe de Valencia.

La mala suerte de nuestro Don Carlo, la enfermedad es una mala suerte y no debemos dejar de compadecer a quien la sufre, se compensa con un ojo privilegiado para escoger los números de la lotería, porque Don Carlo es, junto a algunos narcos gallegos, uno de los españoles más favorecidos por la lotería. Por si fuera poco, parece ser que nuestro personaje tiene también un chófer que le hace muy bien los recados, especialmente en los bancos.

Pero la suerte no dura para siempre y, ayer, el fiscal, empeñado en escribir el lado más negro de su historia, ha dejado por escrito que, en su opinión, Don Carlo debería pasar en la cárcel y apartado de cualquier cargo público los próximos quince años. Qué disgusto. Ahora que la continuidad de la dinastía estaba encarrilada. Pero no hay que preocuparse, Don Carlo confía en su suerte y su partido, el PP, hace otro tanto. No se sabe si porque le tienen fe o porque lo que le tienen es miedo,

Decidme, si no, qué significado tiene el gesto de la foto y a quién va dirigido.