A MEDIA LUZ

gonzalez_pons

¿Y POR QUÉ NO EL DESASTRE DE ANNUAL?

Escrito por javierastasio 04-07-2011 en General. Comentarios (2)

http://javierastasio.blogspot.es/img/gonzalezponsmiente.jpg 

 

Es como esos curas que cada domingo suben al púlpito para sermonear a los fieles con su voz tan efectista como monocorde, ajustándose a un patrón, siempre el mismo, de entonaciones y gestos hable de lo que hable, diga lo que diga.

Al igual que esos predicadores que aprovechan cualquier circunstancia para asustar a la parroquia con el fuego eterno, este señor eternamente vestido con camisa blanca o azul, vaqueros y blazer se esfuerza, le deben pagar por ello, por retorcer la actualidad hasta sacarle punta para que, pase lo que pase, culpar de todo a Zapatero o, en su defecto, a Rubalcaba.

Ayer no debió esforzarse mucho, porque el palo se lo llevo el presidente, acusado de ser amigo íntimo de Teddy Bautista y los detenidos -por qué no de llevar el mismo nombre y primer apellido, José Luis Rodríguez, que el principal implicado- en el transcurso de la operación que investiga el desvío de fondos en la SGAE. No era difícil. La mayor parte de los miembros de la Junta que preside Bautista y que acaba de ser reelegida son "cómicos" y músicos rojos, de esos que impidieron que Rajoy sucediera al Aznar del Prestige y la Guerra. O que, quién lo sabe, le salvaron, porque yo aún no tengo claro que a Rajoy le entusiasme llegar a la Moncloa.

Dijo eso con el mismo descaro que a menudo a cusa a Rubalcaba de utilizar a la Policía y los jueces y fiscales contra los miembros de su partido pilladlos "in fraganti" con las manos en la caja, sin elevar la más mínima queja por el "acoso" de las cámaras a la búsqueda de la foto de Bautista detenido.

Y, por seguir con Rubalcaba, tampoco tiene desperdicio la andanada que le dedicó al todavía vicepresidente por sus declaraciones sobre la banca. Curiosos reproches éstos, en los que, cómo iba a hacerlo, el vicesecretario de Comunicación del PP no se plantea siquiera si los reproches de Rubalcaba a quienes dieron el visto bueno a tanta hipoteca imposible tienen fundamento, porque a González Pons y a quienes le pagan, porque lo suyo, como lo del párroco, es un oficio, nada le importa la verdad o la justicia, sino el desgaste que pueda hacer de la figura de su objetivo, sea este Rubalcaba o Zapatero.

A veces me extraña que a González Pons no se le haya ocurrido acusar a Zapatero del "Desastre de Annual" o del "Crack" del 29, quizá porque aún no había nacido, porque de la crisis que estamos viviendo, tan parecida a aquella, lleva meses culpándole.

 

CUAJO

Escrito por javierastasio 08-05-2011 en General. Comentarios (1)

http://javierastasio.blogspot.es/img/rajoypuro.jpg 

 

Hasta ayer yo no era consciente de cuánta era mi ignorancia en el conocimiento del alma humana, si especialmente esa alma es la que condiciona el comportamiento de algunos de nuestros políticos más ilustres.

No sabía, por ejemplo, qué puede llevar a alguien, sin que se le salten las costuras de sus elegantes y carísimos trajes, a reprochar a otro el no haber contado con la ternura y la sabiduría de un abuelo al que no pudo conocer porque esos abuelos de los que él sí puede presumir u otros parecidos le dejaron desangrándose en una cuneta.

Tampoco sabía qué es lo que lleva a otro a coaccionar a los magistrados del Tribunal Supremo y del Constitucional para que decidan de acuerdo, no con las leyes o con la Constitución, sino con lo que él considera "sentido común", que no es otra cosa que la opinión manipulada de una parte de la ciudadanía convenientemente manipulada. O lo que lleva a esa misma persona a desafiar a los seis magistrados del Constitucional que no le decidieron conforme a ese sentido común que él reclama, a vivir un sólo día como concejal del PP sin escolta en cualquier pequeño municipio del país vasco, pretendiendo deliberadamente que ignoremos que un presidente de ese tribunal, Francisco Tomás y Valiente, murió asesinado en su despacho de la universidad.

Vivía también en la ignorancia de lo que lleva a una candidata a acusar a Zapatero de mentir sobre las cifras de crecimiento, cuando sabe muy bien que la crisis que, desde la tranquilidad de sus dos sueldos, apenas está notando, fue incapaz de detectarla su compañero de partido, Rodrigo Rato, mientras estuvo al frente de la sala de máquinas de la economía mundial.

Mucho menos sabía qué puede llevar a alguien que pretende gobernarnos a reprochar a otro que trate de explicar el porqué de la dureza de la crisis en una economía como la española, basándose en los vicios estructurales de la misma, a pesar de que el que acusa sabe tan bien como todos nosotros que los españoles no han podido salvarse del tsunami, porque tienen que nadar cargados de las hipotecas imposibles de pagar que nos dejó la burbuja inmobiliaria. Una burbuja que inflamos entre todos ayudados por la ambición de los bancos, las desaforadas y muchas veces corruptas recalificaciones de suelo que propiciaron las leyes del suelo del PP y por el ambiente de dinero fácil en el que los pisos se compraban y vendían como si fuesen fruta de temporada.

Eso que lleva a todos estos personajes a actuar con el cinismo que he descrito debe ser eso que Rajoy ayer erróneamente llamó cuajo, ignorando el verdadero significado de la palabra, porque, según la RAE, cuajo equivale a calma o pachorra, cosas ambas de las que él, efectivamente, va sobrado.

Lo otro, lo que quiso decir, lo que hace falta para decir barbaridades y mentiras sin mudar el gesto, eso no es cuajo. Es, sencillamente, cara dura.

 

¡A LAS BARRICADAS!

Escrito por javierastasio 13-02-2011 en General. Comentarios (0)

 

http://javierastasio.blogspot.es/img/campsrajoygpons.jpg 

 

No seré yo quien se atreva a extender carnés de revolucionario. Sin embargo creo que ya está bien, señores del PP, de banalizar conceptos que despiertan sentimientos muy claros en quienes padecimos una dictadura sostenida por personajes que, puesto que no se desvanecieron en el aire, tenemos derecho a sospechar que han encontrado su lugar al sol junto a sus siglas.

No es la primera vez que un dirigente del Partido Popular se atreve -y hace falta mucho atrevimiento para ello- a tildar de fascistas a sus adversarios de la izquierda. Tampoco sería la primera vez que comparan al gobierno socialista con el nazismo. Eso, tomen nota de una vez, amén de ser falso es insultante, si no para la inteligencia, que lo es, sí para quienes tienen un pasado de lucha contra el franquismo y cárcel, frente al suyo en el que, si hubo encierros, no pasan de los estrictamente necesarios para aprobar una oposición.

Hemos sido testigos del uso alegre que Esperanza Aguirre, condesa con fincas, hizo de la palabra rebelión, cuando lanzó su campaña contra el IVA. Debió hacerlo porque cree en los milagros, especialmente en el de la multiplicación de los panes y los peces, ya que, de lo contrario, no salen las cuentas. Pero incitó a no pagar el IVA, como si de una mesonera guadalminera se tratase, ella que gobierna en Madrid y aspira a gobernar más, si el tiempo y el sentido común de los votantes no lo remedian.

De todos modos, quien más me saca de quicio -casi tanto como Aznar a Gabilondo- es Esteban González Pons, el señor que Rajoy tomó prestado a Camps, cuando el de Génova y el de la Generalitat vivían los días de vino y rosas. Oírle ayer reclamar de los españoles una revuelta como la del pueblo egipcio contra Zapatero, al que se atrevió a comparar con Mubarak, es demasiado. Yo quisiera saber quien le escribe "las cuñas" a este mal locutor que semana tras semana, especialmente sábados y domingos, nos castiga con sus "boutades" que, si no un insulto a la inteligencia, sí son un insulto a secas.

Qué poco puede imaginarse este señor tan cercano a Camps lo que han vivido los resistentes de la Plaza Tahrir y qué poco parece saber de la situación de Egipto, en estado de emergencia durante treinta años y viviendo bajo dictaduras militares dese hace medio siglo. Sólo puedo encontrarle una explicación: pese a lo bien que vive, con Franco, los suyos vivían mejor.

 

GONZÁLEZ PONS

Escrito por javierastasio 25-11-2010 en General. Comentarios (1)

http://javierastasio.blogspot.es/img/gonzalezponscamps.jpg 

 

Se ríe mucho el portavoz del PP. Debe ser que es esfuerza en parecer simpático y se pinta la sonrisa en cuanto sabe que hay cámaras presentes. Sin embargo, a la hora de hablar, utiliza un tono monocorde y curil, aunque su discurso poco florido está lleno de frases perfectamente ensayadas, como el de quien ha decidido seguir un carril y trata de mantenerse en él así lo aspen.

Parece mentira que haya sido profesor de Derecho Constitucional, porque cuando abre su boquita de verbo melifluo no parece que le importen mucho los de sus adversarios.

Últimamente ha descubierto la táctica del Gila detective que, para descubrir al malo, gritaba aquello de "alguien ha matado a alguien". Aunque  parece ignorar que en la vida real las acusaciones hay que precisarlas y probarlas.

Lo que hizo ayer González Pons es incomprensible, malicioso y, si no lo es, debería ser delito. Hacer acusaciones tan graves como vagas quizá no se pueda perseguir por la ley, pero la indecencia que supone dejar esa duda en el aire, cuando los ojos de los especuladores están puestos en nuestra economía, tiene como resultado la elevación del precio de nuestra deuda y el empobrecimiento del país y de nuestros bolsillos.

González Pons sabe que en España es  casi ley eso de "cuando el río suena, agua lleva" y que, además, mentir, especialmente dedicándose a la política, sale gratis.

Sin embargo, el valenciano González Pons debería cultivar la virtud de la prudencia, porque ya es casualidad que su paso por el gobierno valenciano, de la mano de su amigo Camps, lo hizo por consejerías tan "en boca de todos" como las de Cultura, Educación y Deporte; Relaciones Institucionales y Comunicación, y, finalmente, la peliaguda de Territorio y Vivienda.

Yo que él estaría preocupado por su sonrisa, a no ser, claro está, que esté especulando con sus ahorros contra la economía del Reino de España o esté cobrando de quienes lo hacen.

 

ESTEBAN GP

Escrito por javierastasio 18-08-2010 en General. Comentarios (1)

 

http://javierastasio.blogspot.es/img/EstebanGP.jpg 

 

Creo recordar que mi primer scalextric -mejor dicho, nuestro primer scalextric, porque era de todos los hermanos, porque la cosa no estaba para derroches y, además, se jugaba mejor, tenía en su nombre las siglas GP que evocaban los grandes premios en los grandes circuitos. Unas siglas que, por cierto, aparecían también en los modelos más o menos deportivos de algunas marcas y en los coches del barrio que los horteras tuneaban sin saberlo a base de pegatinas.

Todo esto viene a cuento de la poca gracia con que Esteban GP pronuncia ese "ZP" del que los peperos de guardia han hecho consigna. Lo dice, lo dicen, como monologuistas temerosos de que el público no "coja" la gracia del chiste o, quién sabe si pensando "¿qué tal lo hago, jefe?"

El caso es que suena falso. Tan falso como su reciente preocupación por Melilla que ha convertido en el gran problema de la España de ZP. Ese desembarco en Malilla no ha hecho otra cosa que realimentar las protestas nada espontáneas en el lado marroquí de la frontera de quienes tanto me recuerdan a Blas Piñar y similares avivando el fuego de Gibraltar, para apagar  otros incendios internos de más difícil justificación.

Mientras retomo este texto me entero -gracias, Maruja-de que el próximo en desembarcar en Melilla es el aguerrido José María Aznar que ya intentó dar una lección a los “moros”, reconquistando al alba y con viento de levante el islote Perejil, elevando la tensión de las relaciones con el incómodo vecino, pero vecino, del sur a su máxima tensión.

La futura presencia de Aznar en Melilla, para tocar un poco “los cojones” a quienes desprecia casi tanto como a los catalanes, supone una falta de lealtad, no al Gobierno, sino a España, sólo comparable a la que ya demostró reuniendo en ese siniestro laboratorio de ideas que es la FAES a los disidentes cubanos liberados por los Castro para dejarles claro, más que a ellos a los suyos, que, de triunfo diplomático, nada, porque, en su opinión, Cuba había engañado una vez más a Moratinos y compañía.

Hablando de Cuba, de haber vivido Don Aznar y Esteban GP en los tiempos de la Guerra de Cuba, tengo claro dónde y con quién estarían.

Estarían en el despacho de Randolph Hearst, el siniestro personaje que inspiró a Orson Welles su “Ciudadano Kane”, el mismo que atribuyó a España el hundimiento del Maine para forzar la entrada de los EE UU en la guerra. Se dice que Hearst animaba a sus dibujantes a plasmar a su manera el suceso diciéndoles “ustedes pingan las imágenes que yo pongo la guerra”.

Está claro que Hearst y sus tesis han hecho escuela.