EL ALGUACIL ALGUACILADO

Escrito por javierastasio 18-06-2011 en General. Comentarios (0)

http://javierastasio.blogspot.es/img/subprime.jpg 

 

Tratad de explicarle a un niño que vamos a dejar sin castigo al responsable de una fechoría. Difícil ¿verdad? Decidle además que, pese a que tenemos claro lo que ha hecho vamos a consentir que siga haciéndolo. Seguro que nos mirará extrañado y nunca más se fiará de nosotros.

Esto que parece tan escandaloso como inverosímil, es lo que venimos consistiendo desde que, va ya para cuatro años, las tristemente famosas Standard & Poors y Moody's sostuvieron con sus informes la farsa de las hipotecas subprime. Va a ser difícil demostrar que tan altas notas eran, no sólo erróneas, sino maliciosas.

Son demasiados los intereses cruzados entre los bancos, los grandes inversores y las agencias ahora investigadas, como para fiarse de los informes de estas últimas, sobre todo porque les da una posición de privilegio para intervenir en los mercados, no sólo por la información que poseen, sino porque, muchas veces, son la fuente de los rumores que hunden y levantan los mercados.

Se supone que Moody's y Standard & Poors orientan a los inversores sobre el riesgo de los productos financieros a la venta y se supone que lo hacen con honradez, pero ¿quién se resiste a tanto poder?

No puede ser que quienes ponen y quitan puntos, por ejemplo, a la deuda de países como el nuestro, lo que en un mercado globalizado y sobreinformado les da un poder casi infinito.

La "trastada" de hace cuatro años fue tan grande que removió los cimientos del sistema capitalismo, hasta el punto de llegar a plantearse su reforma para acabar con la desregulación, tan querida para Bush y sus mariachis y tan nefasta para nosotros.

La simple publicación por parte del Wall Street Journal de que la Comisión del Mercado de Valores estaba cercando a las agencias ha llevado a que éstas prueben su propia medicina en la bolsa de Nueva York.

En esta mañana de sábado, me sigo preguntando por qué hay tanta resistencia a admitir que la crisis que nos azota viene de donde viene. Me sigo preguntando por qué personajes como el gobernador del Banco de España se permite aconsejar recortes en los salarios y en el Estado de Bienestar y regañar al gobierno y a los ciudadanos, cuando no ha sido capaz de "olerse la tostada" de las cajas ¿Para quién trabaja? ¿Para el Estado o para esos banqueros de salarios y pensiones de vértigo?

Otro que se permite dar consejos es Emilio Botín. Se permite recomendar más reformas, más trabajo y más confianza... y yo sigo con mis preguntas ¿no bastaría con que él y otros como él pagasen sus impuestos y dejasen de estafarnos escondiendo sus millones en Suiza?