QUÉ LEJOS ESTÁN

Escrito por javierastasio 21-06-2011 en General. Comentarios (0)

http://javierastasio.blogspot.es/img/tonyblair.jpg 

 

¡Qué lejos están! Lo dijo de nuestros políticos una participante en las manifestaciones del domingo. Y no sabéis cuánta razón tiene.

Os pongo un ejemplo que resulta un tanto demagógico, lo reconozco, pero que, al fin y al cabo, como ejemplo es muy eficaz: Tony Blair, el segundo de la "foto de las Azores", esa en la que Aznar era el tercero, un señor que gana veintiocho millones de euros al año entre pitos, flautas, conferencias y asesorías, pretendió cobrar once euros a los padres de cada uno de los niños invitados a la pomposa fiesta de cumpleaños del pequeño de sus hijos, él que nació en el 10 de Downing Street, en concepto de transporte a la finca de las afueras de Londres donde se celebraba el cumpleaños ¿Era una forma de cribar las amistades del pequeño o es que, como Esperanza Aguirre, con lo que gana, no llega a fin de mes. Hace falta ser miserable. La noticia me inquieta especialmente, porque, si ha sido capaz de hacer esto con los amiguitos de su hijo, qué no habrá hecho o hará con el resto de los mortales.

Está claro que, a algunos dirigentes, el vértigo del poder les altera las percepciones. No encuentro otra explicación. Se esfuerzan tanto en convencerse y convencernos de que tenemos que hacer sacrificios -nosotros, no ellos, claro- que acaban por volverse insensibles a cualquier sentimiento que no alimente su ambición.

Tienen tan claro eso del bien común y de la salvaguarda de los valores de la comunidad que acaban por sacrificar al individuo. Les importan más los entes abstractos que los seres de carne y hueso. Por eso son incapaces de entender lo que viene de la calle. Por eso consideran que hacer excepciones en los desahucios por impago de las hipotecas sería perjudicial para el sistema, sin pararse a pensar que un desahucio puede marcar el futuro del desahuciado y su familia por generaciones.

No nos quieren en su fiesta. No quieren oírnos. Les basta con que periódicamente les votemos. Si se equivocan, debemos entender que lo hacen por el bien común y si no podemos subir al autobús que lleva a la fiesta, debemos entender, cómo no, que es por nuestro bien.

Mientras, canturrean eso que, como cuenta en su Facebook la fotógrafa Colita, rezaba una pancarta de la manifestación del domingo en Barcelona: "Me gusta cuando votas, porque estás como ausente".